domingo, 2 de octubre de 2016

Desolación


Foto: Ernie

Las paredes están desnudas.
Hay cascotes y pedazos de yeso por el suelo, como jirones de ropa arrancados con violencia.
Del techo pende un cable y una bombilla de luz avara que juguetea con nuestras sombras temblorosas.
Nos miramos a los ojos antes de contemplar el enorme boquete que tenemos delante.
Al otro lado, un rostro curtido y mal afeitado nos contempla como el profeta que confirma sus augurios.
- Ya se lo dije -anuncia con voz rasposa-. En las obras siempre sale algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario